Beneficios del ejercicio físico en personas con trastorno bipolar
5 (100%) 2 votes

El ejercicio físico, es una de las mejores ideas por las que podemos optar, dado a la gran cantidad de beneficios asociados a su práctica. Entre otras diferentes cuestiones, el ejercicio físico nos ayuda a ganar masa muscular, mejorar nuestra fuerza funcional, e incluso mejora nuestro aspecto.

Pero los beneficios, únicamente no quedan limitadas a cuestiones meramente físicas, ya que también existen beneficios asociados a la mejora de nuestra condición mental. Repasamos rápidamente, cuáles son algunos de ellos:

  • Aumento del sentimiento de bienestar ,y se reduce el estrés mental. Se consigue, gracias a la liberación de endorfinas, una sustancias que genera el propio organismo con estructura química similar a morfina.
  • Reducción de los niveles de agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresión.
  • Disminución de la sensación de fatiga. Se incrementan las reservas de energía y la capacidad de trabajo.

La importancia del ejercicio físico en personas con trastorno bipolar

Un número elevado de pacientes bipolares, tiene problemas relativos con la alimentación, los cuales tampoco suelen llegar a alcanzar la etiqueta de trastorno específico alimenticio, por lo que suele estar relacionado con problemas relacionados con una mala planificación deportiva y alimenticia.

Las malas prácticas alimenticias, incrementa el riesgo de padecer obesidad importante, sumando todos los posibles problemas asociados con la misma, que son:

  • Incremento del riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer
  • Diabetes tipo II
  • Lumbalgias
  • Problemas respiratorios
  • Incremento del riesgo de infarto de corazón

Adicionalmente, tener sobrepeso lastra psicológicamente al paciente, dado a que afecta a nuestra autoimagen y a nuestra propia autoestima. Se suele relacionar el incremento de peso con algunos efectos secundarios que producen determinados fármacos que el paciente toma, por lo que tristemente nos encontramos con el caso de que los pacientes dejan de tomarla, siendo contraproducente para su tratamiento.

La importancia del ejercicio físico

Ciertamente, cualquier tipología de práctica deportiva que practique el paciente es positiva. El deporte es una actividad beneficiosa para cualquier persona, fortaleciendo el corazón, músculos y articulaciones, la mejora del sistema sanguíneo; estas personas también mejoran disminuyendo la actividad del sistema nervioso simpático al estrés cognitivo, reduciendo así la posibilidad de depresión, mejorando las alteraciones emocionales y la secreción de endorfinas. También mejora el control emocional y las relaciones sociales con los demás.

No hay recomendaciones específicas sobre la actividad realizada, ya que toda redundará positivamente a la hora de reforzar al paciente. Las actividades físicas colectivas, pueden suponer un fuerte aliciente para el paciente, dado a que el refuerzo de trabajar en comunidad hará que sea más complejo que desista de entrenar.

Sin embargo, tampoco el deporte es una solución milagrosa para el paciente. Con esto último, quiero resaltar que el ejercicio no servirá como elemento sustitutivo de la medicación, ni ésa debe ser su función. Lo que si conseguirá el deporte es ayudar al paciente controlar la enfermedad, es decir, que una suma de medicación y ejercicio es una manera efectiva de conseguir hacer mejorar las condiciones de vida del sujeto. Por lo tanto la función del deporte no es la de sustitución, sino de complemento para que la persona viva mejor y además controle de mejor manera su trastorno bipolar.

Pero no es necesario tener que invertir ni siquiera nada de dinero, ni tampoco salir de nuestro hogar para entrenar. De hecho, es el credo de Ejercicios en casa, nuestra web especializada en esta área subiendo contenido diario para que todos podamos entrenar.

De hecho, para facilitaros el trabajo a aquellas personas que no sepáis cómo estructurar una rutina de entrenamiento adecuada para hacer en casa, a continuación os facilitaré un programa sencillo para principiantes que podemos hacer sin necesidad de utilizar ningún tipo de material.

Rutina de entrenamiento – Principios

Antes de nada, para saber si el sujeto está en disposición de realizar algún tipo de actividad, lo primero es saber en qué condición física y de salud se encuentra. El servicio médico que le esté controlando deberá, en primer lugar, considerar en función de la medicación y los efectos secundarios de esta por si pudieran tener los mismos algún tipo de alteración.

Y no es cuestión de variar la medicación que se deba tomar, sino que lo importante es que el ejercicio se adapte. No es tanto el ajuste del medicamento sino controlar la actividad física en base a la medicación que está tomando. Por ello, el ejercicio se ha de ajustar primero al diagnóstico y luego a la medicación que toma. Una vez que se lleve practicando actividad física de forma regular y se tenga una condición física óptima, se podría plantear un reajuste de algún fármaco que pudiese interaccionar con el entrenamiento. Pero siempre en este orden.

Por otro lado, deberemos tener en cuenta que dependiendo de los episodios emocionales que el paciente sufra, se han de adoptar medidas determinadas para entrenar. En procesos de depresión, las personas con trastorno bipolar tienen realizar ejercicio acompañados de personas de confianza. Es importante, que en estas circunstancias el nivel de exigencia debe ser bastante bajo, reduciendo la intensidad y complejidad de los movimientos si es necesario.

Durante las fases maníacas, no tenemos el problema de tener que impulsarles a realizar ejercicio, sino que más bien de lo contrario, ya que pueden estar excesivamente activos, y sobrevaloran sus capacidades físicas. Ésto, lo que puede conducir es que el paciente se lesione, especialmente si el paciente no está acostumbrado a hacer ejercicio.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, no obstante, es más importante regirse por los criterios de especialistas médicos sobre qué tipo de actividad y cómo debe hacerlo, en las fases más críticas. Cada paciente tiene sus propias características, y por tanto el diagnóstico sobre cómo debe amoldar la actividad en función a sus peculiaridades debe recaer en el especialista que trata al paciente. Las anteriores recomendaciones son orientativas, y para nada tiene la capacidad de suplir los dictados que los especialistas facultativos nos impongan.

Entrenamiento

Calentamiento

La actividad mínima necesaria que se recomienda de 3-4 días/semana, una hora/día. En base a ello, os traemos una rutina de entrenamiento para principiantes que podamos practicar desde nuestro hogar sin necesidad de tener que gastar nada en material.

Antes de ponernos manos a la obra con la misma, os facilito una secuencia de calentamiento que deberemos para mejorar nuestro rendimiento durante el entrenamiento, y reducir el riesgo de lesión:

  • Fase 1, acondicionamiento cardiovascular: Ejercicios cardiovasculares, estilo remo o bicicleta estática, que nos ayudarán a que entre sangre en el cuerpo. La intensidad deberá ser baja, y el tiempo de duración sobre 3 minutos. En caso de no tener dicho material, podemos bajar a la calle a trotar o realizar el galope.
  • Fase 2, estiramientos: Estiramientos generales, haciendo hincapié en la zona en particular que vayamos a entrenar (aquí tenéis un vídeo donde podréis ver diferentes ejercicios de estiramiento)
  • Fase 3, ejercicios de activación: Básicamente, en este punto nos encargaremos de hacer un puñado de repeticiones, menos que las indicadas en el entrenamiento para conseguir adaptar al cuerpo al estímulo. Por ejemplo, para el día que vayamos a trabajar las piernas, sería adecuado realizar un par de series de 5 sentadillas con el peso corporal y un par de series de 5 abdominales de crossfit , y con 20 segundos de descanso entre rondas (en caso del día de hombros, pectorales y brazos, cambiamos las sentadillas por 4 flexiones y mantenemos los abdominales).

Es importante que sigamos antes de entrenar este protocolo de calentamiento, pues sinceramente se trata de una de las partes más importantes que hay. Mejora sustancialmente nuestro rendimiento, y reduce sensiblemente el riesgo de sufrir cualquier tipo de lesión.

Descripción general y esquema orientativo de seguimiento

A continuación, os facilito el resumen del entrenamiento, para que sepáis los principios generales que debemos tener en cuenta con el mismo.

  • Duración: 6 semanas
  • Días a la semana: 4
  • Descanso entre ejercicios: Entre 1-2 minutos entre serie y serie de ejercicios
  • Material: Ejercicios con peso corporal
  • Objetivos: Ganar fuerza y tono muscular

En cuanto al esquema de trabajo, os facilito un modelo que es perfectamente válido para distribuir los días de trabajo y de descanso a lo largo de la semana. No es obligatorio entrenar los días indicados, únicamente tener en cuenta que tenemos que ir incorporando días de descanso entre sesiones de entrenamiento, para permitir que nuestro cuerpo pueda ir recuperándose de la fatiga a la que le someteremos.

Lunes: Día 1
Martes: Día 2
Miércoles: Descanso
Jueves: Día 3
Viernes: Día 4
Sábado: Descanso
Domingo: Descanso

Ejercicios

Antes de comenzar, deberemos tener en cuenta dos factores diferentes:

  • Si no sabemos cómo se realizan los ejercicios, en el nombre viene el enlace que nos llevará a la explicación pertinente. Además, en cada artículo, viene un vídeo en el que podremos contemplar más sencillamente cómo se hace el movimiento.
  • Si no somos capaces de realizar las repeticiones indicadas, podemos reducir el número de las mismas. Imaginaos, que no somos capaces de realizar más de 10 sentadillas. Lo adecuado para este caso, sería realizar 4 series de 7 repeticiones (que es una carga de trabajo factible para el sujeto).

Y sin más, os dejamos con la rutina de entrenamiento que podréis realizar desde vuestro hogar.

Día 1

Día 2

Día 3

Día 4

 

Summary
Article Name
Beneficios del ejercicio físico en personas con trastorno bipolar
Author
Ejercicios en casa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general