Problemas derivados de la comida rápida
Rate this post

Durante las últimas décadas donuts, pizzas, hamburguesas,patatas fritas, han penetrado en todos los rincones de nuestra vida gastronómica. Únicamente con salir de casa, ya podrás ver que te sirven en todas partes de los centros comerciales, restaurantes y rincones de carretera a los comedores de oficina y de universidad.

Pero, ¿habéis pensado alguna vez por qué se llama también comida basura? La palabra basura se refiere a algo que es extra e inútil. Y todas las deliciosas comidas favoritas hacen justicia completa a lo que significa el nombre. Las consecuencias de consumir este tipo de alimentos, es que que pueden ser terribles para nuestra salud, con independencia de si se consumen poco o mucho.

Uno de los principales problemas del consumo de comida basura para la salud, es que produce severos problemas para nuestro tracto digestivo. Como por ejemplo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y el síndrome del intestino irritable (IBS).

Eso es porque la comida rápida está exageradamente frita. Así, el aceite de la comida basura se deposita en el estómago causando acidez de estómago e irritación del revestimiento del estómago, ya que son demasiado picante, y también carecen de fibra natural que pueda ayudarnos a estimular una buena digestión.

comida rápida

La comida rápida o basura contiene elevadas cantidades en azúcar refinado que estresa nuestro metabolismo a niveles peligrosos. El azúcar refinado, hace que el páncreas secrete una mayor cantidad de insulina con el fin de prevenir un aumento drástico en los niveles de azúcar en la sangre.

Debido a que la comida rápida carece de los niveles suficientes de buenos carbohidratos y de proteínas, los niveles de azúcar en la sangre bajan repentinamente después de comer. Esto provoca trastornos en la capacidad metabólica de nuestro

Aunque la comida rápida nos haga sentir llenos y satisfecho, carecen de todos los nutrientes necesarios como proteínas y carbohidratos para mantener nuestro cuerpo activo y saludable.

Si consumimos comida rápida cada vez que tengamos hambre, podemos sentir fatiga crónica. Esto quiere decir, que nuestros niveles de energía sufren grandes oscilaciones, teniendo picos elevados al rato de consumir estos alimentos, sufriendo grandes descensos a las horas por los picos tan drásticos de insulina.

Sin embargo, cuando realizamos una dieta saludable y estructurada, nuestro cuerpo recibe un suministro constante de glucosa que nos ayuda a mantener la sensibilidad a la insulina estable. Pero cuando consumimos comida rápida, el estrés excesivo que ejerce en nuestro metabolismo este tipo de comida, puede afectar la capacidad de nuestro cuerpo para utilizar la insulina adecuadamente.

Una gran cantidad de cambios hormonales tienen lugar en los adolescentes que los hace susceptibles a los cambios de humor y cambios de comportamiento. Y una dieta sana desempeña un papel importante en el mantenimiento de ese equilibrio hormonal. Debido a que la comida rápida carecen esos nutrientes esenciales, la probabilidad de que los adolescentes puedan sufrir depresión si se consumen este tipo de alimentos con regularidad se incrementa en un 58 por ciento.

La comida rápida no es una solución válida nunca, ni como sustitutivo de una comida, ni como dinámica de cena de fines de semana. Cuánto menos recurramos a este tipo de comidas, mucho mejor. Vuestra salud os lo agradecerá.

Summary
Article Name
Problemas derivados de la comida rápida
Author
EjerciciosEnCasa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general