Cómo utilizar la hipertrofia sarcoplásmica para el crecimiento muscular
5 (100%) 1 vote

La teoría de la hipertrofia sarcoplásmica ha existido durante décadas y sigue siendo una fuente de controversia. La clave para entenderlo comienza con un poco de fisiología muscular. El músculo esquelético está compuesto por aproximadamente un 75 por ciento de agua, con proteínas miofibrilares (actina y miosina) y proteínas no miofibrilares (sarcoplásmicas) que comprenden el resto. El líquido que rodea a estas proteínas es el sarcoplasma y es fundamental para mantener la función muscular adecuada. Las proteínas miofibrilares son las encargadas de realizar la contracción muscular.

Relación entre el entrenamiento y la hipertrofia sarcoplásmica

En general, se acepta que el levantamiento de pesas aumenta lo que se conoce como hipertrofia miofibrilar. Durante la hipertrofia miofibrilar, hay una expansión del sarcoplasma, pero la relación entre la proteína miofibrilar y el agua permanece relativamente constante.

Aún así, se ha teorizado que, bajo ciertas condiciones, el crecimiento del sarcoplasma y el aumento de componentes celulares distintos de las miofibrillas pueden superar al de las miofibrillas, un fenómeno conocido como «hipertrofia sarcoplásmica«. La teoría surgió originalmente de una investigación que mostraba diferencias entre la composición de las fibras musculares entre culturistas y levantadores de pesas, posiblemente atribuidas a diferencias en la metodología de entrenamiento.

El trabajo inicial de la Universidad McMaster descubrió que el crecimiento de las fibras musculares del tríceps inducido por el entrenamiento implicaba un aumento del sarcoplasma con una leve disminución correspondiente en el área miofibrilar. Lo que proporciona una evidencia temprana de que el entrenamiento de resistencia podría inducir preferentemente el crecimiento sarcoplásmico. Investigaciones más recientes ofrecen más información de que el fenómeno puede ser específico del entrenamiento.

Los investigadores pusieron a atletas entrenados en resistencia en un programa de levantamiento de volumen muy alto de seis semanas y luego realizaron biopsias en el vasto lateral de los sujetos. Los resultados mostraron un aumento sustancial en el tamaño de la fibra muscular (más del 20 por ciento) que fue acompañado por una reducción de aproximadamente un 30 por ciento en la proporción de proteínas miofibrilares. Esos hallazgos sugieren que la hipertrofia se debió a un aumento en los componentes sarcoplásmicos (probablemente una combinación de líquido y proteínas relacionadas con el estrés metabólico).

Lo que es realmente interesante es que el trabajo de seguimiento del mismo laboratorio encontró que un protocolo de menor volumen y carga más pesada resultó dando más hipertrofia de fibras musculares tipo 2. Pero los cambios ocurrieron sin aumentos significativos en las proteínas y fluidos sarcoplásmicos.

En conjunto, estos estudios sugieren que las rutinas de entrenamiento tipo musculación, con mayor volumen y cargas moderadas, producen mayores incrementos en el crecimiento sarcoplásmico, mientras que los programas tipo powerlifting, con menor volumen y cargas más pesadas, pueden generar mayores ganancias miofibrilares.

Conclusiones

La hipertrofia sarcoplásmica existe y probablemente que esté influenciada por el tipo de entrenamiento realizado, como los entrenamientos de alto volumen y enfocados en la bomba. Pero necesita un gran volumen, durante un período de semanas y meses, para que esto suceda. ¡No ocurre ningún crecimiento muscular significativo de ningún tipo de la noche a la mañana!

La pregunta más relevante es si este fenómeno tiene implicaciones prácticas significativas.

Aunque la investigación aún es escasa, la respuesta corta es: depende de sus objetivos. El aumento del volumen sarcoplásmico sin duda sería beneficioso para cualquiera que busque mejorar la estética, ya que cualquier aumento en el tamaño del músculo es una ventaja, independientemente de las implicaciones funcionales. Los aumentos en las proteínas sarcoplásmicas pueden incluso ayudar a mejorar el rendimiento en el entrenamiento de tipo culturismo, mejorando el potencial de desarrollo muscular.

Por otro lado, la hipertrofia sarcoplásmica probablemente sería de poco beneficio para un atleta que busca mejoras en la fuerza, como un levantador de pesas. Con razón, se centran principalmente en el levantamiento de cargas más pesadas y de menor volumen para maximizar la fuerza en los levantamientos. Dicho esto, ciertos levantadores de pesas como Layne Norton, Ph.D., combinan el trabajo de fuerza con modalidades centradas en la bomba como el entrenamiento de restricción del flujo sanguíneo para obtener lo mejor de ambos mundos.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general