El don del super crecimiento natural: Los receptores androgénicos

Levantas duro y pesado. Te aseguras de consumir proteínas todos los días e incluso llevas un registro de alimentos. Utilizas los suplementos adecuados. En resumen, haces todo lo posible para construir músculo.

A pesar de todo esto, a pesar del sudor, el compromiso, el anhelo, miras con envidia a todos esos bastardos que aparentemente hacen tantas cosas mal o al azar, y que sin embargo tienen más músculo del que tú podrías esperar.

Como Salieri a su Mozart, nos preguntamos por qué Dios les concedió las habilidades que nosotros deseamos tan desesperadamente. Nos preguntamos si tienen una proporción superior de fibras musculares, un equilibrio óptimo entre testosterona y estrógeno, una exquisita sensibilidad a la insulina, o tal vez posean alguna forma especial y secreta de hacer sentadillas, levantar peso muerto o hacer banca.

Pues bien, según un nuevo y fascinante artículo, no se trata de nada de eso, y si Dios concedió a estos bastardos musculosos algún don especial, es un montón de receptores de andrógenos (RA).

Continuar leyendo