¡No hay dolor!

El ser humano es una máquina, que engrasada adecuadamente, puede conseguir lograr lo que nos propongamos. La mente nos bloquea mucho antes de que nuestro cuerpo realmente llegue a su límite, enviando constantes mensajes a nuestra cabeza de «para ya», «no puedo continuar», «necesito descansar un poco».

Continuar leyendo