Los 10 mejores consejos de yoga para principiantes
Rate this post

Si eres nuevo en el yoga, lee nuestros diez mejores consejos para principiantes y comienza tu práctica de la mejor manera. Son una forma excelente para adentrarte en el interesante mundo de este deporte ancestral si tus conocimientos sobre el yoga son escasos.

1. Acepta que eres un principiante

Aprender a tocar un instrumento, conducir un coche e incluso hornear un pastel son cosas en las que podemos aceptar que somos principiantes cuando empezamos, así que cuando se trata de empezar a practicar yoga, recuerda que ser un principiante está bien. Si te sientes frustrado porque tus caderas siguen apretadas después de un par de clases, o sigues confundido con las posturas después de un mes, recuerda que estás al principio, y al igual que afinar un instrumento, afinar el cuerpo lleva tiempo.

2. No tengas prisa, ir rápido es peligroso

Hay muchas clases de yoga de ritmo rápido y basadas en el fitness, que son estupendas para cultivar una mente elevada y una sensación de poder, pero también pueden provocar lesiones si no estás familiarizado con las posturas y las transiciones. Sé paciente durante las primeras semanas de práctica y elige clases un poco más lentas para que puedas familiarizarte con la alineación y los movimientos en la esterilla. Reservar un par de sesiones individuales con un profesor local es aún mejor.

3. Aprende a respirar bien

Puede parecer una tontería que te olvides de respirar, pero todos lo hacemos. Si te encuentras en una forma desafiante o en una postura de equilibrio especialmente difícil, recuérdate a ti mismo que debes respirar. Cuando respiramos de manera uniforme y relajada, enviamos un mensaje al cuerpo y al cerebro de que todo está bien, y esto ayuda a reducir los niveles de estrés y a aumentar la sensación de bienestar. Si no te recuerdas a ti mismo que tienes que respirar, ¡tu profesor de yoga lo hará!

4. Consigue una esterilla adecuada

Hablando de movimientos en la esterilla, este consejo bastante práctico podría ahorrarte muchos resbalones: adquiere una esterilla de yoga que no te haga resbalar las manos y los pies, abstente de aplicarte crema de manos antes de la clase y opta por una esterilla que no sea demasiado gruesa o blanda. Créeme, todas estas cosas te ayudarán a sentirte mucho más seguro y concentrado durante tu práctica de yoga.

5. Expectativa de liberación

Beautiful active young woman doing yoga lotus position, practising yoga outdoors by the swimming pool on a sunny summer day

En los textos de yoga, la liberación de las expectativas es algo que se nos enseña una y otra vez. Cuando nos centramos sólo en el resultado de una situación, nos negamos a nosotros mismos la capacidad de estar realmente presentes y plenamente en el momento mismo. El resultado, la consecuencia o el logro de cualquier práctica no es algo sobre lo que tengamos control, así que deja de ser «bueno» en yoga y céntrate en el momento en el que te encuentras.

6. Olvídate de las imágenes, céntrate en ti

Es fácil quedar atrapado en la idea de que tienes que apretarte en una forma o realizar hazañas acrobáticas durante una clase de yoga, especialmente cuando hay un montón de imágenes en las redes sociales de formas de pretzel y paradas de manos que perpetúan esta idea.

Sin embargo, la cuestión es que cada persona es diferente, y cada persona viene al yoga por una razón diferente. No hay un enfoque de «talla única» para la práctica del yoga, y ciertamente no se trata de lo que puedes hacer con tu cuerpo. Olvídate de las imágenes o percepciones del yoga que hayas visto antes; tu práctica de yoga tiene que ver contigo.

7. Recuerda: cómo haces una cosa es cómo haces todo

Esta es una parte sutil pero fascinante del yoga, y puede ayudar a desarrollar la conciencia cuerpo-mente de una manera poderosa. Si encorvas los hombros en tu clase de yoga, probablemente lo hagas en tu vida diaria. Si retienes la respiración o aprietas los dientes, probablemente también lo hagas en tu vida diaria. Todas estas pequeñas acciones envían mensajes estresantes al cuerpo y al cerebro, así que toma nota y mira si puedes trabajar en ellas tanto dentro como fuera de la esterilla.

8. Concéntrate en tu base

Tanto si tus manos como tus pies te mantienen en una postura, los cimientos de tu cuerpo son increíblemente importantes. Al igual que los cimientos de una casa, toda la estructura depende de ellos, así que presta atención a la forma en que se colocan tus manos y pies. Separa los dedos de las manos y de los pies para crear una base de apoyo, y escucha esas pequeñas indicaciones de tu profesor.

9. Cuida el core

Un núcleo fuerte no sólo te ayuda a sentirte más poderoso, sino que también puede hacer que tu práctica de yoga sea más fácil y agradable. Al ser el centro del cuerpo, el tronco interviene en prácticamente todos los movimientos que realizamos. Cuanto más fuerte sea tu núcleo abdominal, menos probabilidades tendrás de lesionarte y más probable será que dejes de pensar en lo mucho que tiembla tu cuerpo y empieces a centrarte en calmar la mente…

10. Llévalo contigo

La práctica del yoga no es algo que sólo podamos hacer en la esterilla, sino que es un proceso que dura toda la vida. La atención plena, el trabajo de respiración, la confianza en uno mismo, la fuerza, la liberación de expectativas, la concentración y la presencia que construimos en cada clase de yoga pueden trasladarse a la vida cotidiana, lo que significa que podemos beneficiarnos del yoga durante todo el día y transmitir esos beneficios a todas las personas con las que nos relacionamos.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general