Verano y entrenamiento: Modulación de la intensidad
Rate this post

Estando ya en pleno verano, habiéndolo iniciado hace poco, las temperaturas en muchos de los países que nos leéis, empieza a dispararse. En nuestro caso, que es España, las temperaturas en los últimos días se han vuelto locas, y ésto afecta al entrenamiento sin lugar a dudas.

Depende bastante el tipo de actividad que desempeñamos y el entorno en el que entrenamos, ya que no es lo mismo entrenar en una casa bien ventilada, que en un gimnasio donde el calor y la humedad sean descomunales.

¿Por qué es importante controlar la intensidad en verano?

Por un lado, ocurre un fenómeno, y es que debemos adaptarnos a las temperaturas, ya que el cuerpo requiere un proceso de adaptación a los cambios climáticos bruscos. Además, con el aumento de las temperaturas, la cantidad de líquidos que ingerimos suele aumentar y la cantidad de alimentos que consumimos, suele disminuir lo que hace que tengamos disponible menos reservas energéticas.

De hecho, las fluctuaciones corporales por las que atraviesa un ser humano a lo largo del año, es adelgazar durante el verano y pillar algunos kilos durante el invierno (a niveles generales, ya que hay mucha gente que durante las vacaciones, ganen peso).

Y cuánto menores son nuestras reservas energéticas, menos carburante tenemos para poder entrar en condiciones. Además de coincidir con la etapa de enseñar los abdominales en la piscina, es lógico en función a las temperaturas ganar masa muscular durante el invierno (y grasa en el proceso), y definirnos de cara al verano.

Además de todo esto, durante el entrenamiento, hay una serie de factores que debemos manejar con inteligencia y es que el cuerpo tarda más en recuperarse de los esfuerzos realizados. La ventaja, es que tardamos menos en calentar, pero por desgracia es más fácil que suframos sobrecarga, efectos relativos al sobreentrenamiento (menos calorías para el cuerpo, se duerme peor con el calor, mayor estrés articular…), por lo que es importante modular la intensidad.

¿Cómo se puede modular la intensidad de cara al verano? Pues cambiando el ritmo de trabajo, bajando los pesos con los que trabajamos, cambiar a rutinas de entrenamiento más enfocadas a la definición muscular, entrenar con el peso corporal, reafirmar la técnica de determinados movimientos, correr a diferente intensidad con tiempos de descanso mayores. Hay diferentes soluciones, pero lo que es seguro, es que es complejo mantener el listón igual de alto que durante el resto del año, y es importante que seamos conscientes de ello.

Summary
Article Name
Verano y entrenamiento: Modulación de la intensidad
Author
EjerciciosEnCasa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general